Inicio Amor Este es el “mapa” del placer masculino

Este es el “mapa” del placer masculino

564
Compartir

Muchas mujeres piensan que los hombres solo quieren sexo propiamente dicho y que no tienen sensibilidad más allá del pene.

Nada más lejano a la realidad: hay muchas zonas erógenas en el cuerpo masculino y muchos hombres aprecian la variedad en el sexo, especialmente en los juegos previos. Son zonas privilegiadas por tener una mayor concentración de terminaciones nerviosas.

De hecho, el cuerpo humano posee una gran variedad de zonas sexualmente estimulantes, que van desde los hombros hasta el interior de los muslos y la cadera, tanto en el hombre como en la mujer.

Estas son las zonas erógenas ideales para estimular a un hombre, sin orden de importancia, porque más allá de que cada una tiene una conformación fisiológica que la hace especialmente sensible, también puede haber diferencias individuales.

1. La vista y el oído son fundamentales para excitar a los hombres, porque ellos son muy visuales. Se sienten atraídos por las vestimentas provocativas y coquetas, así que debes jugar con su mente. La ropa interior sensual y las frases excitantes, dichas sensualmente, nunca fallan.

2. Los hombres son muy sensibles en las orejas, es una zona erógena por excelencia, especialmente el lóbulo de la oreja y la parte de atrás. Puedes comenzar con susurros y respiraciones leves, soplando detrás de su oreja y continuar con caricias y besos. Enseguida verás los resultados.

3. Muchas partes del cuello son erógenas para el hombre. A veces las mujeres cometen el error de concentrarse en los lados, pero la parte de adelante, debajo de la “manzana de Adán”, está la tiroides, una glándula en forma de mariposa en la parte delantera del cuello, que está ligada a los órganos sexuales. Acaricia esa zona lentamente.

4. En el cuero cabelludo hay mucha tensión acumulada. Un buen masaje en la cabeza resultará sumamente relajante y propiciará el comienzo de los juegos sexuales más hot.

5. Los hombros suelen ser olvidados, pero brindan agradables sensaciones a los hombres. Frótalos durante los juegos previos. Si tú estás arriba en el sexo, dejá que tu pelo los roce. Punto especial si están húmedos.

6. Habrás escuchado muchas veces que a los hombres les excita que les chupen los dedos. Esto es así por la obvia alusión al sexo oral, así que practícalo y todo saldrá de maravillas.

7. El labio inferior y la barbilla son lugares muy especiales para el hombre, la curva está llena de receptores nerviosos muy sensibles. Pon la punta de tu lengua entre la barbilla y el labio y el efecto será inmediato.

8. La mayoría de los hombres no están acostumbrados a ser acariciados en los pezones, así que se llevará una grata sorpresa cuando los acaricies y beses.

9. Entre el talón y el tobillo existe un punto de presión, de tamaño aproximado a la yema de un dedo, que está vinculado con los órganos sexuales. Dale un masaje y no olvides sus talones, estos también ayudarán a excitar a tu pareja.

10. Los pectorales son una una zona grande y sensible, ideal para para acariciar y estimular. Comienza suavemente y luego incrementa la presión y la velocidad de tus caricias.

11. Los brazos son otra zona importante. Sólo tienes que acariciarlos, especialmente en las axilas y la parte interna del brazo. Bríndale caricias suaves.

12. Si deseas excitarlo aún más, no dejes de acariciar suavemente su espalda mientras lo besas. Éxito asegurado.

13. La zona inferior del vientre es muy sensible. Acaricia suavemente el espacio comprendido entre el ombligo y la pelvis y ve aumentando lentamente la presión y la velocidad, de acuerdo a la tensión sexual.

14. Los testículos y escroto son zonas privilegiadas de placer para el hombre. La zona o el pliegue arrugado entre ambos testículos es una zona de placer muy especial, no la olvides en ese momento especial.

15. En el momento del sexo, si él está encima tuyo, prueba a acariciarla con fuerza las nalgas e incluso a arañarlo (con precaución, por supuesto). Satisfaccción garantizada.

16. Los muslos suelen ser olvidados, pero son muy sensibles. Acariciarlo lentamente con las uñas, de abajo hacia arriba, insinúa un mayor placer sexual y levanta la temperatura.

17. El perineo es la zona debajo de su pene, entre los testículos y el ano. Está cerca de la próstata y es una zona altamente sensible.

18. Cuando estén en los juegos sexuales, puedes estimular su pene con tu mano o manos y por supuesto, haciéndole el sexo oral.

19. El glande está en la parte superior o “cabeza del pene”, es un lugar privilegiado por su extrema sensibilidad. El sexo oral o suaves caricias serán muy efectivos, pero procurando no ser muy agresiva para no causar dolor.

20. Por supuesto, la cabeza del pene es otra zona muy sensible, trabajando en este lugar lograrás complacerlo, siempre con la máxima suavidad.

21. El frenillo es una pequeña perilla de carne, situada debajo de la corona del pene, donde la cabeza se conecta con el eje. Aquí hay muchísimos nervios, que puedes estimular con la mano o con la lengua.

22. La próstata es el punto G de los hombres. Para estimular esta zona, introduce tu dedo ligeramente doblado en el ano, a unos 5 centímetros de la entrada, toca y masajea la masa redondeada. Algunos hombres tienen muchos preconceptos con está acción por las implicancias homosexuales, por lo que puede ser aconsejable o ir con mucha precaución en este punto.

Aunque pueda sonar extraño, el cerebro es una zona altamente erógeno. Por eso tienen tanto éxito los mensajes “calientes” enviados por el WhatsApp, los videos y las fotos sugerentes. Un simple mensaje que diga “no sabes la sorpresa que tengo para ti esta noche”, será suficiente para que él comience a anticipar el encuentro.

Por supuesto, la comunicación es fundamental en estos casos, hablar sobre lo que le gusta a tu pareja es importantísimo para que el encuentro íntimo sea inolvidable.

Y en el momento del sexo, atiende las señales de placer o displacer que él te da.

Ramón Psicólogo

Enamorando. Me

@enamorandomeFP